TOMMY MEL'S, UN PASO ATRÁS

Hace no pocos años que el concepto del diner americano se intentó instaurar en nuestro país con un relativo éxito entre los sectores más jóvenes de la población. Históricamente, se trata de edificios prefabricados de colores llamativos y rótulos no menos vistosos originarios de Estados Unidos. Aunque no hace falta mucha más explicación, todos hemos visto Grease y Pulp Fiction, y si no las habéis visto no sabemos que hacéis todavía aquí. Estas películas y muchas otras se han encargado de crear una imagen idílica de estos establecimientos en el imaginario popular que está en riesgo de romperse cuando uno decide poner un pie dentro. Porque no estamos en los años 50 o 70, ni en Estados Unidos, ni tenemos esas alocadas vidas que llevan los protagonistas.

Tommy Mel's es un claro ejemplo. Con el azul pastel como tono predominante construyen un local que bebe de la influencia 50's que en la década de los 70 intentaron recuperar algunos diners de América del Norte. Chuck Berry, Elvis Presley, Bill Haley, Little Richard. Todo esto y muchos más clásicos de la época dorada y posterior del rock and roll amenizan los intervalos entre plato y plato. Como es de esperar, la carta está elaborada a partir de clásicos de la cocina americana. Hamburguesas, sandwiches, entrantes como aros de cebolla, nachos o fingers de queso, mucha carne con salsa barbacoa y similares, pancakes, pasteles y batidos. ¡Con este repertorio de grandes éxitos uno solo puede pensar en cómo se va a poner cuando vaya allí a comer!

Lo cierto es que si eres vegano probablemente te quedes con hambre, porque además de no indicar en su carta si un plato es vegano o vegetariano, no tienen muchas opciones. Claro que tienen alguna ensalada, pero no vas a un diner americano a comer ensalada, ¿o sí? Para nosotros tiene poco sentido tener una burger vegana y no tener prácticamente ni un solo plato más, sobre todo teniendo en cuenta que la burger ha sido recientemente modificada para poder considerarse vegana. Anteriormente era una burger de patata, zanahoria, guisantes, cebolla, calabacín y puerro con tomate y lechuga, acompañada de mayonesa. Excepto por la mayonesa, no sabemos que más podía hacerla no vegana, pero sí podemos decir que no estaba mal tratándose de un establecimiento como el del presente caso.

 

La propuesta actual es una suerte de burger de soja acompañada de lechuga batavia y verduras salteadas, de tamaño exiguo y de composición irrisoria. El diámetro de la burger en su totalidad no pasa de los 15 centímetros y las verduras salteadas no son más que tres trozos de pimiento verde, cuatro de pimiento rojo, un champiñón y una hoja de lechuga. No se desmonta porque es tan pequeña que, si quieres, te la puedes comer de un solo bocado. En nuestra humilde opinión, no merece la pena el esfuerzo de adaptar o cambiar una burger para hacerla vegana si el resultado final va a ser una absoluta ridiculez. En lo que a nosotros respecta, es un absoluto downgrade.

www.tommymels.com
Contacta con nosotros: info@weloveveggieburgers.com